Imagina que…(artículo de una revista)

Un mundo sin e-mail
Si el correo electrónico no hubiese sido inventado, la gente aún hablaría entre sí
 
En 1971 Ray Tomlinson inventó el correo electrónico y envió el primer mensaje (que incluía el texto QWERTYUIOP). El tercer e-mail de la historia fue mandado a todos los miembros de la red experimental que con el tiempo se convertiría en Internet para informarles de este gran descubrimiento destinado a mejorar sus vidas, pero entre ambos no hubo un segundo mensaje, ya que el ordenador que lo estaba enviando se colgó. Hoy día, 34 años después, parece como si Tomlinson fuese una especie de Nostradamus tecnológico. Todo el mundo recibe mensajes que tienen el mismo sentido que aquel QWERTYUIOP, y a menudo incluso menos. En ellos se nos informa de productos maravillosos que tenemos que usar, como la Viagra y los artículos relacionados con el crecimiento del pene. ¿Qué tiene de bueno, entonces, el e-mail? Lejos de convertirse en la aplicación definitiva de Internet, tal y como era antiguamente, el correo electrónico se ha transformado en el asesino de la gran Red. Se dice que sin él Internet nunca hubiese obtenido el espaldarazo necesario para propagarse por todo el mundo, pero igualmente hay quien asegura que los americanos no enviaron a ningún hombre a la luna. Internet fue fundada sobre el principio de la libertad de comunicación, aunque esa libertad se remitía a una investigación militar llevada a cabo durante la época de la Guerra Fría, y desde entonces el énfasis se ha visto trasladado a la comunicación. Pero tampoco olvidemos que el factor más importante es el acto de la propia comunicación, no la presentación o el medio de transporte. Si el e-mail nunca se hubiera inventado, ¿hablaríamos todavía entre nosotros? ¿Seguiríamos usando Internet para ello? No cabe duda de que, sin la distracción del e-mail para relantizar el proceso, el ciclo de desarrollo evolutivo que empezó con el char, para luego pasar a la mensajería instantánea (y que en la actualidad se encuentra orientándose hacia VoIP), hubiese tenido lugar con mucha rapidez. Y es que todas estas tecnologías han sido -y continuarán siendo- infrautilizadas simplemente por la existencia del e-mail. A menudo se ha dicho que alternativas al correo electrónico como la mensajería instantánea no lograrían funcionar a una escala global de comunicaciones debido a que el destinatario tiene que estar conectado en el mismo momento que el remitente, pero eso no ha impedido que el teléfono (y VoPI) sean increíblemente populares.
La guerra de los formatos
El problema de la mensajería instantánea no ha sido su idea sino el funcionamiento, ya que el constante tira y afloja que han personalizado con sus estándares propietarios gigantes como AOL y Microsoft ha resultado nefasto. ¿Te imaginas no poder telefonear a un amigo porque utiliza un tipo de auricular diferente? Suponiendo que la mensajería instantánea y VoIp no hubieran sido un regalo open source ofrecido a Internet y que el correo electrónico tampoco se hubiera inventado nunca, ¿en qué situación nos encontraríamos? Sin duda nos veríamos offline y hablando por teléfono. En concreto nos referimos a la telefonía móvil, que ha demostrado exactamente cómo pueden funcionar las comunicaciones basadas en texto que no tienen al e-mail como conductor. Se trata de la tecnología SMS en la que tanto dinero se gastan nuestros hijos ahora mismo. Ésta presenta muchos paralelismos con el correo electrónico, empezando por el hecho de que fue el mercado juvenil el que la utilizó primero, y, al igual que el e-mail, también ha desarrollado un tipo de escritura taquigráfica para superar las dificultades tecnológicas iniciales; en el caso del e-mail temprano, ésta era el uso de acrónimos para reducir el tamaño de los mensajes debido a la gran lentitud de los modems de la época. La consecuencia negativa es que los jóvenes evitan así escribir correctamente, algo que debería cambiar.
La difusión
Por supuesto, no es posible adjuntar recortes de periódicos, una foto del perro y la colección de CD de Robbie Williams a través del teléfono sin un ordenador que intervengan. Sin embargo al mismo tiempo tenemos la impresión de que ha sido el impacto cultural de una sociedad criada al abrigo del e-mail el que ha propiciado una diferencia tan profunda, sobre todo en lo tocante al respecto -o más bien la falta del mismo- por las leyes de copyright y la propiedad intelectual. Desde este punto de vista, es la facilidad con la que pueden enviarse archivos adjuntos, así como el alcance global de éstos y la sensación combinada de comunidad y secreto, lo que nos precipitó hacia la ruta de la piratería como la conocemos hoy. Lo mismo puede decirse de la falta de interés por la privacidad de las demás personas -aunque la nuestra continúa siendo sacrosanta, claro está-, que también ha sido alimentada por el "cortar y pegar" del e-mail. ¿Acaso te plantearías alguna vez fotocopiar una carta íntima manuscrita y enviársela a todos tus amigos? Sin embargo, eso se ha hecho muy a menudo a través del correo electrónico. En la práctica, si no existiese el correo la gente responsable del spam utilizaría cualquier otro medio para ello. De hecho, lo encontramos en la mensajería instantánea (SPIM), en los blogs (blogspam) y muy pronto también en VoIP, pero ¿podría un mundi sin e-mail ser mejor que el actual infestado de spam, virus y timos en el que nos desenvolvemos? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s