Curso de Filosofía elemental (2)

LÓGICA
 
 
 
III
La lógica
 
 
6. SU CONCEPTO
 
  Todo el mundo posee una idea espontánea sobre lo que significa lógica, y, como calificativo, emplea esta palabra en su conversación más corriente: eso es lógico, se trata de una falta de lógica …, oimos como expresiones habituales. Según esta idea vulgar, se llama lógico al pensamiento recto y consecuentemente trabado, e ilógico al que carece de esta interna ilación. Todo hombre normal, aunque no tenga más que esta idea elemental de lo que la lógica sea, posee, sin embargo, una lógica natural, que le lleva a conducir de una manera habitualmente lógica su pensamiento y a percibir la falta de lógica o trabazón racional allá donde la encuentra. Esta lógica espontánea se hace reflexiva en esto que llamamos ciencia lógica, cuya definición debemos perseguir.
  Podemos alcanzar una primera noción de qué sea la lógica a través de la etimología de su mismo nombre. Logía (del griego logos) significa estudio o tratado racional. En la designación de los distintos campos del saber humano suele formar parte de los nombres de casi todas las ciencias: así, geología, zoología, psiqué (el alma), etc. Cabe, sin embargo, que se haga objeto de ese estudio o tratado científico, no a un objeto exterior, sino al propio pensamiento racional en lo que le constituye en auténtico orden racional y científico para alcanzar la verdad.
  Así, los griegos llamaron (– ——) –las cosas lógicas– a aquella ciencia o tratado que versaba sobre el propio pensamiento, sobre sus formas y leyes.
  De un análisis de nuestra actividad mental en orden al conocimiento de la realidad que nos rodea puede resultar una idea más precisa de lo que sea la lógica. Si yo pienso algo –por ejemplo, <<el carbón es combustible>>–, puedo distinguir en torno a este hecho las siguientes realidades:
 
  1.ª Un sujeto pensante –yo, en este caso– que es consciente de esa actividad y de aquello que se piensa.
 
  2.ª El acto realizado, acto de un sujeto que transcurr en una mente determinada y en un tiempo concreto.
 
  3.ª El pensamiento mismo, <<el carbón es combustible>>, pensamiento que posee un sentido y una realidad en sí y que puede ser pensado por diversos sujetos.
 
  4.ª Las imágenes que al propio tiempo puede suscitar ese pensamiento, la imagen visual del carbón o de la ignición, distintas del propio pensamiento.
 
  5.ª La expresión verbal en que el pensamiento puede vertirse, y que, en la lengua habitual del pensante, acompaña normalmente al pensamiento, que es como un diálogo del que piensa consigo mismo.
 
  6.ª El objeto a que se refiere el pensamiento, en este caso la cualidad combustible del carbón.
 
  Objeto de la lógica es la tercera de estas realidades, el pensamiento mismo, pero no en su contenido, es decir, en lo que representa o reproduce, sino en su aspecto formal, esto es, en las formas que adopta, en sus relaciones objetivas con otros pensamientos, y en las leyes que lo rigen para que sea recto y útil para alcanzar o reproducir la verdad. Puede, pues, definirse la lógica como la ciencia del pensamiento en cuanto tal, en sus formas y en sus leyes.
  Los escolásticos llaman a lo que es pensamiento ente de razón. Cuando pensamos algo nos fijamos, ante todo, de primera intención, en aquello a que el pensamiento se refiere; pero, por medio de una reflexión, podemos reparar también, de segunda intención, en el pensamiento mismo, en su interna naturaleza y estructura. De aquí que los escolásticos definan la lógica como ciencia del ente de razón de segunda intención.
 
 
7. OBJETO MATERIAL Y OBJETO FORMAL DE LA LÓGICA
 
  Hemos dicho ya (núm. 2, & 3) lo que es objeto material o objeto formal de una ciencia. De la definición que hemos dado de la lógica se deduce que su objeto material es el pensamiento en general, en sus formas o elementos (conceptos, juicios, raciocinios), y que su objeto formal (o punto de vista desde el que lo trata) es el de las mutuas relaciones de esos elementos que prestan su coherencia al pensamiento y hacen de él un instrumento adecuado para alcanzar la verdad.
 
 
8. RELACIONES DE LA LÓGICA CON OTRAS DISCIPLINAS
 
  Hemos dicho que la lógica es la ciencia del pensamiento. Por lo mismo guarda relación con todas las ciencias, que son pensamiento ordenado, sistematizado. Pero, aparte de esta relación genérica, ha de considerarse la que guarda con las disciplinas que le son más cercanas. El pensamiento, en efecto, es siempre pensamiento de alguien y pensamiento de algo. Ese alguien sujeto del pensamiento es estudiado por la psicología, y ese algo objeto del pensamiento es estudiado por la ontología, ciencia del ser, de todo ser.
  La lógica se distingue de la psicología en que ésta estudia la génesis o forma de producirse el pensamiento (el pensamiento como acto), pero no el pensamiento en sí mismo o como ente de razón; investiga sus condiciones de existencia, pero no su legitimidad interna. Se diferencia de la ontología en que ésta estudia el ser en sí mismo, con independencia de que sea o no pensado, mientras que la lógica lo estudia desde el punto de vista de las relaciones de lo pensado.
  Pero el conocimiento o pensamiento no es objeto sólo de la lógica, sino que otras ciencias lindan también con ella dentro del campo del pensamiento. Así, el capítulo de la psicología que estudia el conocimiento. Así, también, otra disciplina llamada teoría del conocimiento o epistemología, que estudia el pensamiento en su relación con las cosas; es decir, el problema de si el pensamiento refleja o no la realidad y en qué límites la refleja.
  La lógica se distingue de ambas porque la primera –la psicología del conocimiento– estudia el pensamiento en su relación con el sujeto como producto de una actividad, y la teoría del conocimiento lo trata en su relación con las cosas. La lógica, en cambio, lo estudia en sí mismo, en su estructura propia.
  Así, ante el pensamiento <<la madera es combustible>>, la psicología del conocimiento se pregunta cómo el espíritu logra forjar esos conceptos <<madera>> y <<combustible>> y por qué mecanismos psíquicos los relaciona entre sí; la teoría del conocimiento estudiará la correspondencia que con la realidad puede tener una afirmación general como esa; para la lógica será sólo un ejemplo de conceptos y de juicios, formas ambas del pensamiento en sí.
 
 
9. LA LÓGICA Y LA VERDAD (*)
 
  La noción de pensamiento conduce inmediatamente a la de verdad, que le está estrechamente relacionada. Verdad, en su sentido primario, es una cualidad de ciertos pensamientos que los hace conformes con la realidad. Los escolásticos la definían <<adaequatio rei et intellectus>> (adecuación del intelecto y la cosa).
  La noción de verdad pertenece, pues, al pensamiento en el aspecto que estudia la epistemología o teoría del conocimiento, no en el puramente formal que trata la lógica. Así, la lógica es indiferente a la verdad o falsedad del pensamiento. Un razonamiento falso en sus premisas y en su conclusión puede, sin embargo, ser perfectamente lógico. Así:
 
       Los españoles son asiáticos.
       Los franceses son españoles.
       Luego los franceses son asiáticos.
 
  Del mismo modo puede un razonamiento ser por azar verdadero en todas sus proposiciones y no ser lógico; es decir, carecer de nexo legítimo o consecuencia. Así:
 
       Los españoles son europeos.
       Los andaluces son europeos.
       Luego los andaluces son españoles.
 
  Razonamiento éste que, como veremos cuando tratemos del razonamiento, no es concluyente, pero sí es verdadero en sus afirmaciones.
  El punto de vista de la lógica es, pues, ajeno a la verdad o falsedad del contenido de los pensamientos y atiende sólo a lo que se ha llamado su verdad formal; es decir, a la conformidad de éstos con las leyes del pensamiento.
 
       Alfunos filósofos, los de la escuela idealista, han reducido el concepto de verdad al de la verdad formal, 
     negando el concepto primero y real de la verdad. Idealistas son aquellos filósofos que creen que el 
     pensamiento es una creación de la mente que no responde a una realidad exterior porque nada existe para 
     ellos fuera del espíritu pensante. Dados estos supuestos filosóficos, no pueden concebir la verdad como
     adecuación del pensamiento con una realidad en la que no creen. Su concepto de la verdad será, pues, el
     formal o lógico que no traspasa los límites del pensamiento. Pero esta previa concepción idealista carece de
     serio fundamento, y, por tanto, no procede esa reducción del concepto de verdad.
 
 
10. ORIGEN DE LA LÓGICA (*)
 
  ARISTÓTELES, el más grande filósofo de la Grecia antigua –siglo IV antes de J.C.–, fue el fundador de la lógica y también del descubridor de la lógica que hoy estudiamos, casi en su integridad. El llamó a la lógica Organon, instrumento; es decir, instrumento del saber, estructura y dirección del pensamiento en la adquisición del saber. Su estudio precedía a toda su obra y tenía un carácter introductorio.
  Los escolásticos, durante la Edad Media, prolongaron la lógica de Aristóteles afinando y detallando mil extremos y creando un ingenioso método expositivo y mnemotécnico para su enseñanza. Muchas de las reglas y fórmulas de que hoy nos valemos para su aprendizaje proceden de los lógicos medievales, muy en especial de nuestro compatriota Petrus Hispanus, que fu Papa bajo el nombre de Juan XXI.
  La posteridad de Aristóteles poco de sustantivo ha podido añadir a la lógica del filósofo griego. Sólo algunas ramas y aplicaciones, como la moderna lógica matemática, que se sale de un estudio elemental como el nuestro.
 
       La lógica matemática moderna comenzó con LEIBNIZ (1646-1/16) en Alemania y ha culminado en la obra
     del inglés Bertrand RUSSELL (n. 1873) y de las escuelas neorrealista y neopositivista. Para Russell (Principia
     Mathematica) el mundo –nuestra experiencia– es sólo un conjunto de datos sensibles que enlazamos lógica
     y matemáticamente. La logística o lógica simbólica es camino, según los neopositivistas del Círculo de Viena
     (Carnap, Reichenbach), para alcanzar en el futuro un metalenguaje universal que sea vehículo adecuado
     para progreso de la ciencia. La lógica matemática se aplica hoy para la construcción de "cerebros
     electrónicos".
 
 
11. DIVISIÓN DE LA LÓGICA
 
  La lógica se divide tradicionalmente en lógica elementa y lógica especial o metodología. La primera estudia las formas generales en que se expresa el acto psicológico del pensamiento, las formas comunes a todo pensamiento. Son éstas el concepto, el juicio y el raciocinio. Todo cuanto el pensamiento produce es o concepto, o juicio, o razonamiento. De aquí que la lógica general o elemental se subdivida en tres grandes capítulos: lógica del concepto, lógica del juicio y lógica del raciocinio.
  La lógica especial o metodología se reserva el estudio de ciertas esctructuras o métodos más complejos y no del vulgar. La ciencia posee formas del pensar que, aunque se reduzcan, en definitiva, a conceptos, juicios y raciocinios, poseen una estructura especial con sus propias leyes. Tales, la definición, la división, la demostración, que no suelen emplearse en el pensar ordinario, pero que son indispensables en el pensar riguroso y preciso del científico. El método –o conjunto de procedimientos generales apropiados a las diversas ciencias– resume el pensar científico y sus estructuras especiales, por lo que esta parte de la lógica (metodología) recibe de él su nombre.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s